Al este

Recurro a veces a silencios
que dejaste colgados
en sueños sin colores,
en turbios amaneceres de resaca,
taquicardia de ti
y
de tus párpados caídos
dormidos junto a mí.
A oscuras
un relámpago recorre
tu columna pálida,
estirada
y
el eco
sacude el fondo de tus ojos.
Quise coserlos a tus sueños
y
perdí todos tus días.

Quise coser
el hueco de tu líquida presencia
antorcha blanda
derramada
y escindida entre mis noches
que se oculta y transmigra
en cuerpos vacíos,
en gestos mutilados,
en sombras parecidas.
Quise coserte
y recobrarte un instante
en carnes decaídas,
en amores líquidos de insomnio,
en venas reventadas.
Labios rotos
de ansiedad y de querencias.
Nadie como tú
cuando reverberabas encendida
y creía que
eran lo mismo
mis ojos que los tuyos.
Sí.
Quise coserlos a tus sueños
y
perdí todos tus días

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s