La rabia y el exilio

Tras la rabia y el exilio
los dientes recortados
y las noches difíciles y oscuras.
El eco de los dos
bajo cielos cerrados y lluviosos
y tus dos púlsares negros
arrancando el horizonte
de una caída diferente.
El sonido derramado
de
las gotas de tu piel,
tus pupilas en las piedras
y tu rostro sostenido
bajo el agua y la herrumbre de la tierra,
de los días
y
las noches.
El aire se cierra de golpe,
encoge los pulmones,
se encharca de espumas y cenizas,
cubre tus huesos pegados a la nieve.
Hay
un reducto de amor y pesadilla
cerrando el cielo detenido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s