Ciempiés

La sospecha infundada
calándose en mis carnes
desgarrando marismas
con gotas que eran tuyas,
letanías vagas y colgantes,
sin palabras
ni rostros disueltos.
No hay amores perdidos,
en la deriva de los días,
cerca del olvido
no hay recuerdos que añorar.
Es tu voz que ya no habla
son tus ojos escombrados
soportando el aguacero
en la calle Ciempiés.
No importa,
es solo tu imagen vaga que se astilla,
me lo dice tu silencio cada día,
en la deriva de los días
cerca del olvido
no hay amores perdidos
ni ausencias encontradas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s