No haberte conocido

Se me hace extraño
partir los días,
corazón y delirio
que no llega,
se me hace extraño no buscarte
ni pensarte
en el sol de la tarde,
en la siesta de agosto,
en el enésimo piso de alquiler.
No sucedes,
mi subsidio se agotó hace tres meses
y el tuyo jamás llega.
Sobre el pecho;
heridas muertas
resonar de sangre
batir del tiempo
razón ruinosa
apilada en el fregadero.

Se me hace extraño no nombrarte
no perderte las cosas,
amanecer descosido,
besarte a horcajadas,
enterrar
en el insomnio
tu cuerpo
sin tierra.
Vacíos rebañados
blandidos en el aire,
sueños viejos
a lomos de tu eco.

Se me hace extraño no verte,
que la luz se agolpe
abandonada
en la estación seca
de tus ojos.
Nada pasa,
no apareces,
solo cruje la madera.
Y
pese a todo
te lo digo:
se me hace extraño no quererte
ni haberte conocido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s