Combate

Lo mejor de acostarse borracho
es lidiar con el alcohol
enjuagar en vino el presente
derrotar a la noche de antemano
sorprender a la desidia
con otro asalto en pie sobre la lona.
No cedas,
encaja eso
recoloca tus entrañas entre asaltos
que se joda
que no cese tu odio ni tristeza
que no olvides los nombres
que no te tumbe su desgarro
ni te anule su gancho de derechas.
Cágate en su puta madre
mira su imagen borrosa
y ancha
que privatiza y niega al hombre
que se mueve como un ángel
tan anónimo y cobarde
que se pretende lógico
y sin rostro.
Partírselo,
cómo sería partírselo.
Ahí viene,
sonríele cuando se oscile
dispuesto a machacarte,
tú ves más que él
a través de esa brecha
escrita en la ceja
que no para de sangrar.
Siente los golpes
y el sabor salado del sudor
en la comisura rota de tus labios
mientras la piel
se despelleja
y los asaltos se acumulan
hasta que
ya nadie te espere
ni en tu rincón
ni en la grada.
La soledad es una liberación
del cuerpo machacado,
el mejor golpe de orgullo,
un no ceder porque no me da la gana
porque la memoria de los
que se llevó
o han quedado atrás
es tuya
y te sostiene
aunque no pueda haber ya sombra
ni amor que te suture.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s