Un hueso extraño

Supura la acumulación
en mi cuerpo,
la persistencia
de este tuétano estéril
que roe y transita
la sustancia
de un yo indefinible
que ya parece otro.
Siento
que me ahoga
atravesado
un hueso extraño
que persiste armando
un constructo
de memoria delirante y
confusa
que creyó nutrir
la vida desnucada
sin saber que el futuro
era un soga
depredadora de miradas,
un pasto de cubistas
y asaltos de uno mismo
sin descanso al que fijarse
sobre la raíz de nuestro parto
indivisorio.

Estoy en aquel hueso
ennucado
que te has llevado contigo,
que falta,
y todo lo demás es búsqueda
o engaño
otro constructo sensorial
de la identidad trepanada
que pacífica el escenario desollado.
Falta
que serpentee la matriz
en el insomnio de la muerte,
el lugar
donde recrear la búsqueda
o quizás;
otra vez,
un amor especular
con sus tramoyas y reflejos,
un atuendo que
abrigue tu cuello tierno y
enterrado
¿dónde estoy?
¿dónde me dejaste
un hueso extraño?
Una inspiración umbilical
recorre el devenir intransitable
que contemplo,
ya no hay lugar al que volver
¿dónde estamos hueso extraño?
¿dónde nos dejaron
antes de marchar?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s