Farolas

El brillo seco de la luz
cae adoquinado
apenas se alza
de la pesada hinchazón del presente
asfalto y ciudad
silencio y paro.
La lluvia gorgotea en cascada
por los canales remendados,
cae,
murmura oxidada,
a los pies de casas viejas
de dos plantas.
Las farolas anochecidas
repelan la luz a tientas
no logran voltear hacia la luna
ningún mar enajenado
aunque, sí,
su vapor forma algunos sueños
abandera también a algún dormido
sacude de nombres al insomne
en la negra mazmorra de la noche.

La vida se despliega
¿Cómo no tener la mirada
anclada al alma
y revuelta agonizante
en sus estribos?

Anuncios

Un pensamiento en “Farolas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s