Salpicadura

Surgiendo de un espolón
de viento espuma y marea
rompió contra las rocas
y se enganchó a sus costuras
la piel musgosa adherida
la costra partida tras ella
y la consciencia un destello
diluido en sal y algas,
se trata de sobrevivir
sin saber siquiera
de dónde surgió el fogonazo
mar adentro
caimán abisal
tentáculo extraño
pegado a las rocas y al hielo
aferrado entre ventosas,
la escarcha no llega
y el mar embravecido no cede
a la noche cerrada,
su ojo negro y acuoso
diminuto y desnudo
se empaña de olas bravas,
y observa,
cree que la luna en el cielo
es un peligro que acecha
más que el mar incesante
más que el oxígeno extraño,
así que
hincha las escamas y
espera
a que la tempestad ceda
a que el agua respire
para huir salpicado piedra arriba,
amanecer reptante
no sabe siquiera que la vida
será un empeño constante
un abrazo enfurecido por volver
a buscar entre las rocas
la nostalgia de la noche invertebrada
su ojo triste de luna y escamas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s