Caduco

permíteme que ya no quiera
lo que siempre deseé
que ya no te reconozca
encarnada en este cuerpo
pero alguien debe enseñarte lo caduco
la forma apagada de la llama
el resto esparcido de la brasa
tan inagotable a la mirada y a tu nombre
eso parecía
lo siento
soy yo el primer sorprendido
en no reconocer tu presencia
en no saber cómo arroparte en mi vacío
tu deseo fue
la urdimbre jugosa de mi vida
un vagar encadenado en el insomnio
pero tu quizás siempre fue definitivo
supongo que
me he vuelto torpe sin saberlo
sentado aquí en el muelle de la vida
cuarteado por el sol
agrietado por la nada
creí que teníamos de nuestro lado
el océano quieto y manso
murmurando nuestro nombre
ayer te juro vi su azul
esperando aún a tu imposible
pero aquí estás
y no reconozco tu bandera
mi faro se cegó
tratando siempre de alumbrarte
se consumió de esperas y de olas
se rompió pegado a las arterías
embebido de salitre y de tus algas
nos he imaginado tanto
que he devorado todos tus deseos
y ahora
aquí estás
en carne viva
y tu voz no alcanza a reclamarte
no lo entiendo
tus ojos se han secado entre mis manos
tu nombre es solo un nombre
que ya no levanta mi marea
me has acostumbrado tanto a esperarte
que le pides amor a un alma muerta
que ya no soporta nada de tu vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s