Fin de crisis

Sucumbir a moldear de rojo el cielo
como si nunca te hubiera conocido
hacer de ello consuelo y derrota
que encumbre otro futuro de posibles
en este atardecer que arde y explota
a un arrebato flamígero de Turner
solo ha encendido aún más tu imagen
en la densa paleta de mi mundo,
como ves,
la realidad quiere compartir
algo de su culpa
con la mía.

Difícil ver aquí mismo un mañana
otra esperanza en otra parte
sin tu rostro,
lo nuestro no funciona
me dijiste sin tocarme.
Lo que funciona es ese hombre cojo
y encorvado que rebusca con su hija
en el contenedor volcado de la esquina
espigando con un palo de fregona
entre bolsas y bolsas de más mierda
mientras te pienso.
Tu amor fue una empresa,
toda una multinacional
y la crisis, dicen, ya ha acabado,
esta necesidad que comienza hoy
esta supervivencia
ya no eres tú
es el hambre de la vida que te suelta
y que no te incumbe ni conoces.
Te querrán muchos, no lo dudes,
nunca sabrás estar sola
tampoco te hará falta querer,
no queda ya
nadie que escuche
ni basura que roer en interiores
la humanidad, como ves,
siempre funciona
a costa de matar a los de siempre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s