Diciembre

La brecha del tiempo
se ensancha y separa
en otra persona
desenvainada de ti mismo
que responde a tu nombre
y se enlaza peor con el pasado
cerrando las esquinas
deteniéndose en el espejo
como no lo había hecho nunca antes,
incrédulo, asombrado
de reconocerse
mientras el agua gotea
y la vecina despierta a sus hijos
para llevarlos al colegio.
La vida, te das cuenta,
uno mismo,
tiene más
y a la vez
menos importancia.
Te lavas la cara,
gotas perladas
caen
a trompicones
por tus mejillas
caen
y algunas se quedan
en la frente,
cierras el grifo
tu rostro, tus ojos
esos dientes,
te detienes un rato
y te preguntas
si no te habrás quedado allí,
al otro lado,
la madre prepara el desayuno
entre prisas y sonidos de vajilla
dice sus nombres,
ellos responden
con sus pasos
breves y seguidos
y se marchan
apresurados
escaleras abajo
sin parar a contemplarse
en el espejo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s