Dragón oscuro

Ha crecido un solar
en mis costumbres
el techo se ha cubierto
de miradas
la ciudad voltea su
enorme monumento
las voces se estancan
al paso de otros arrecifes
y la reverberación persiste
quieta
en el pórtico
seco de poniente.
Entonces
en la antesala misma de tus ojos
ruge otro dragón
tierra adentro
despliega sus alas
la luciérnaga
se enciende el fuego
de los robles
las montañas aúllan
nevadas y rotas
en sus cumbres
afónicas y frías
la posibilidad,
la posibilidad
casi extinguida.

Hay
otras tierras
imposibles
aún desconocidas
muy adentro
y puedo verlas
a través de ti
cuando callas
y escondes la mirada
llevándote lejos
a otras partes
de los mundos,
dejándome a solas
entre tragos
con tu cuerpo
la posibilidad,
la posibilidad
casi extinguida
de tu cuerpo,
ataúd brillante
y conciso
de esos ojos
tan oscuros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s