70

Manadas rodantes de neumáticos
desgastan la tarde y el asfalto
rebasan la oscilación irreal del autobús
de la línea 70
dejándonos atrás
cosiendo las caras silenciosas.

Un viejo sentado
rebusca
entre bolsas verdes de fruta del pakistaní,
saca dos chaquetas de lana
las mueve entre sus dedos gruesos
busca y arranca bolas casi invisibles de pelusa,
despacio.
El bus se detiene,
fuera; rebajas,
y en la marquesina el vampiro se publicita
en la oenegé de turno.
Dentro; solo se escucha el motor ecológico
al ralentí
manteniéndonos calientes.
El viejo sigue con lo suyo
después alza la mirada,
las cataratas punteándole unos ojos claros
dignos y firmes,
dejándonos atrás.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s