Café

preparo el café,
la espalda cruje,
el miedo amanece
hoy
muy temprano,
sigo aquí fuera,
latido, exhalado,
reimaginado
en este cuerpo.
Todo se reúne
y continúa
se empeña
y se perdura
en un reflejo
colgado en el baño
del piso de alquiler,
el rostro y la memoria
recomponen otra vez
esta bruma
y
en medio de ese mar
dos ojos se miran
encharcados
¿cómo continuarse?

Son las siete,
el miedo amanece
hoy
muy temprano
ladridos y rocío
microondas y nevera
los aromas
de febrero
traen su final
ya descorchado.
y, de repente,
también,
la esperanza vaga
e inconcreta
no sé muy bien en qué
pero esperanza
cayendo ahora
muy despacio
rodando
húmeda
y disuelta
a través de esta entretela
y por mis ojos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s