Eso

No sé por qué
he soñado hasta catorce veces
con este atolón
recorro su costa y ni un alma
solo mis pies, la arena volcánica, el océano y el cielo
el sol anaranjado detrás de las palmeras

la brisa alcanza finalmente la tormenta
no sé qué edad tengo
el fuego escupe y prende las rocas y el aire
de repente no recuerdo ni mi nombre ni mi voz
el cuerpo ha desaparecido
la visión se ha estirado
la conciencia se divide y multiplica
podría ser cualquier cosa
que pudiera suceder

la tierra tiembla
estallan los volcanes
una sombra se oculta
un borrador prehumano y deforme
se desliza lejos a mi espalda
y huye
entonces
un sonido horrible
de algo inconcebible
omnipresente y eterno
ni vivo ni muerto
desgarra el tiempo y sus costuras
anidando
en el último rincón
del corazón del hombre que vendrá

el mar retrocede y rezuma
sobre un nuevo abismo
que une las cosas que nombramos

no debería estar aquí
algo me ha visto
y
sea lo que sea
me ha encontrado

el sueño se repite
despertar no es despertar
la realidad es solo un rastro que delata
nuestra posición en el tiempo de este lado
algo hambriento husmea mi rastro
y quiere saciarse
y viaja incansable a través de los eones

“eso” está a punto de alcanzarnos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s