mirar

esta embriaguez en la mirada
este ensimismarme tan adentro de las cosas
este mirar prolongado de impotencia
este observarlo todo
esta búsqueda
en lo que falta y ya no quiero
esta avanzadilla incesante
del final
este no querer lo que quise
este apagarte
con el rostro del tiempo descubierto
esta ansiedad acerca de la nada
tan trillada
este escribir
por sentirte un poco menos
a bordo de lo concreto e incesante que me asalta
con el desencanto de acabar una renuncia
con la marea baja cerca de los pies
con el alma remachada a desencuentros
de óxido y salitre
cerca del estómago
para no escucharme
para no pensarte más sobre la nieve
para no perseguir
tu promesa de sirena entre las rocas
para recorrer
el malecón sanguíneo de este puerto
el final del muelle de tu vida
el sordo silencio que te envuelve
que se curva
y se retuerce
muy cerca de la ciudad
donde tú y yo nunca estuvimos

ahí
ahí tengo clavada la mirada
de los días reconociéndome en las cosas
donde se junta lo desconocido
y cae lo ausente
con lo que pudo ser y no pudo
aproximándolo a lo posible y a la nada

ahí miro,
a la erosión tenaz
que fue tu nombre
a esa huella esperada
y sin cuerpo
que se ahogó
sin recibirnos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s