Alicia en el pantano

Tras el drenaje parcial
los motores persisten
junto al pesado brazo de la grúa
que retira a zarpazos
el lodo y la humedad
de este pantano.

“En un par de días
como mucho la encontraremos”
me dicen
y me miran rostros rubicundos
por no tener lo que hay que tener
para hacer lo que yo hice.
Desde que me acusaron
he encajado puñetazos de hombres
en la sombra
y bofetadas de mujeres histéricas
que lloran
lo que no saben amar durante el día,
pero creedme,
para alcanzar ciertos placeres y juegos con la muerte
es necesario haberla rondado intensamente.

“¡El pantano,
está en el pantano,
allí la encontraréis!”
—os dije—
a vosotros que
pensabais que estas aguas quietas y olvidadas
no eran más que un cúmulo de naturaleza salvaje
que podía ser domesticada con dos órdenes
y algunos chubasqueros
como si de un alma humana se tratara.

Y aquí estamos,
el gran despliegue solidario continúa
los brazos mecánicos cavan y cavan
sin descanso
rebuscan
en el pequeño pantano.
Pero habéis encontrado más,
mucho más lodo y corriente
de los que esperabais tener que manejar:
“La incomodidad ha llegado, caballeros”
y claro,
se os resiste,
queríais recuperar muy pronto de su lecho
la perla que quise devolverle.

El barro y el lodo se espesan
la superficie de la naturaleza es resbaladiza
y no sabe de deseos
y las pesadas excavadoras son engullidas
en los bordes blandos del pantano
su tierra se entrelaza y disuelve capa a capa
con matices térreos
como si la atmósfera sin suelo de Júpiter
quisiera hacer pie aquí abajo
entre nosotros
para llevarse los pájaros
que trinan cerca
en plena lluvia
bajo casi otra tormenta.
Porque ahora llueve
otra vez
y es casi otra tormenta
y el avance es lento
y las maquinarias persisten
y rugen y chapotean
como elefantes hundidos
en las arenas blandas de Noviembre.

¿Por qué buscáis con tanto empeño?
deberíais estarme agradecidos
por romper lo cotidiano
y recordaros lo real del otro y de la muerte
que espera
en cada uno
de nosotros.
Ahora solo queréis reducir el sacrificio a su más puro cadáver
necesitáis tocar y ver
lo que ya no es
¿qué importa ahora el cuerpo de esa niña?
no podemos encontrar ya nada
de ella
buscáis huellas
como si todo tuviera un lugar donde encontrarse.

Pero la tierra se hunde y regenera
más y más,
se resiste
a desnudaros sus entrañas,
y a cada zarpazo el suelo se derrama
anegado y blando
como la barba de un padre que protege
su nueva carne que ha llegado.
De todo esto ya solo importa
que hayáis aprendido
a ver cómo se ahoga de golpe entre los dedos
la inocencia
mientras se le estrangulan las cosas y la vida.

No lo veis,
vosotros no lo veis
porque no miráis con los ojos el horizonte de la tierra
que une al tiempo lo terrible
y no miráis
ni reconocéis otros signos que los vuestros.
Mirad,
ahí están,
colgadas de la tercera rama seca junto a un nido
las bragas de esa niña
anudadas para que retuvieran lo que pudieran su último calor
ya casi de mujer,
es evidente
pero no las veis
y no solo porque están ahí
sino porque además
señalan justo el lugar
donde la sumergí.

Ahora que ya es tarde
os empeñáis
en buscarle al pantano su fruto más valioso.

La niña
tendrá un pañuelo
granate y estampado
de flores blancas
pegado a la garganta.

Se llamaba Alicia.
La he salvado.
Vivía perdida
y con hambre
en las afueras.

Ahora al fin
la conocéis.

¿Queréis saber lo último que dijo,
queréis saber su última palabra
la que se perdió proyectada
sobre la imagen fija de sus ojos?

Ese es el fruto que os robé,
ese es el que no tendréis nunca.
Buscad,
buscad,
como mucho hallaréis el cuerpo
y enterraréis de nuevo
el fruto seco
de todos sus posibles
que yo hice semilla
bajo el agua.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s