Furias

Aún celebro
tener sangre
que hierva
de vez en cuando
desde las entrañas
hasta el borde mismo del pecho
y de los labios,
celebro
las sacudidas en las sienes
que cabalgan el corazón
anegadas de ansiedad
y de impotencia.

Es lo más parecido a estar vivo
que tengo hoy frente al mundo,
y lo aprecio.
Cada mañana mal dormida
con tu nombre
cada ataque de furia y
celos de tus nuevos otros
que vendrán,
la cólera
anudándoseme en los dedos
entre la lucha
diaria y el cansancio.

Carne a carne
noche a noche
soy consciente
del adiós
y del desgarro,
nos quedamos
ya
sin tiempo
para todo
y la rebeldía interna de saberlo
y de querer el imposible de impedirlo
acelera hasta atenazar
el pasado reptante del futuro,
memoria contra dientes
dientes contra olvido
sueño contra insomnio.
Habitamos perplejos
unos más que otros
la soledad sin envoltorios
de esta carpa.

Aún estoy vivo
me digo,
al menos,
entre tanta
mentira y desencanto
queda esta certeza:
estoy vivo,
y aún a pesar de la improbabilidad
más absoluta
estoy aquí
arrojado al mundo
todavía,
y aún soy
capaz de odiar,
o lo que es lo mismo,
aún podría
amar
si encontrara
las ruinas incendiadas
de tu tierra
en otra tierra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s