El navegante

¿Quién quiere ser astronauta cuando puede ser marinero?
por eso te dije:
ármate un barco, abandona la tierra y húndete en el azul.
Cada vez que me pedías
que te contara un cuento,
por favor, con la ventana abierta
para poder sentir el frío,
un cuento
de naves y peligros
de estrellas y otros mundos,
te insistía en que eras muy pequeño
para que te gustase tanto estar solo
con el frío y con la noche
y recurría a aquellos cuentos que ya no tenía
para decirte:
si quieres ser astronauta, sé marinero.

Te hablé de escafandras y de buzos,
de ballenas blancas y obsesiones
de soledad y horizontes
de garfios, velas, abordajes y piratas,
cómo no de piratas,
de krakens, tekelilis y de Verne
de tempestades y naufragios
de escorbuto y abandonos,
no te oculté nada
de la búsqueda de cosas que no vuelven
de cielos cerrados
de vientos y monstruos
y mezclamos con el frío
quién sabe cómo
corazones helados
a la conquista del Polo.

Hablamos siempre,
de las pausas
y entreactos
que te gustaban tanto como el frío,
te intrigaban esos momentos en los que nada sucedía
los que se omitían entre las aventuras
y quedaba solo el hombre
consigo mismo,
insistías en ellos,
y de ellos hicimos el lugar de lo vivido.

El “maelstrom” los llamabas,
vete a saber dónde habías oído esa palabra,
los descensos
al maelstrom,
no pudiste ser más acertado
y a ellos te aferrabas para poder viajar tan lejos,
así que les dimos rango de aventura
a esos descensos
y nos ocupamos
de lo que no se puede hablar
callando las esperas
a la ausencia empañada de los hombres
y a su fuerza
y así huímos con ellos
y encontramos tesoros
enterrados al lado de cadáveres
y galaxias oceánicas
y abismos de fondos sin suelo
como agujeros negros
de aguas turbias
de las que siempre regresamos.

Eras un navegante
no un oyente
y eras solo un niño,
un aventurero insaciable y de verdad
que supo antes que nadie
que allá donde haya un hombre
existirá siempre lo posible.
Deseabas poder crecer ya como querías,
ceñido a la ilusión del desencanto
de esas algas de mar
que se enredan aquí abajo
igual que en el espacio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s